Tu anticonceptivo ideal

En la elección del método anticonceptivo tan importante es el criterio médico como la preferencia de los usuarios. Los factores a tener en cuenta respecto a la mujer son la edad, actividad sexual, su plan reproductivo, sus antecedentes patológicos y la actitud hacia la aceptación del método.

Entre las características de un anticonceptivo ideal están la eficacia, las contraindicaciones, la tolerancia, que no afecten los deseos naturales, los escasos efectos adversos, el factor económico, que sean fáciles de usar y su acción reversible.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante los últimos 35 años hemos sido testigos de un notable progreso en el desarrollo de nuevas tecnologías anticonceptivas, incluidas las transiciones de los anticonceptivos orales combinados de altas dosis a los de bajas dosis y de los DIU inertes a los que tienen cobre y a los liberadores de hormonas. Además, se han introducido los anticonceptivos inyectables combinados, el parche y el anillo vaginal hormonales combinados, los implantes y los anticonceptivos inyectables de progestina sola.

Antes de tomar o colocar cualquier método se recabarán datos de interés sobre su salud: alergias, hábitos tóxicos como fumar, patologías, etcétera. Esto ayudará al profesional sanitario a valorar si puede ser un método más o menos seguro para la salud de cada usuaria. Lo siguiente será tener en cuenta sus necesidades y preferencias, aportando además una perspectiva más amplia con los métodos que puedan estar ajustados a sus necesidades y a su salud y que puede que no conozca bien.

Datos del “Estudio poblacional sobre el uso y la opinión de los métodos anticonceptivos en España 2016” de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) revelan que el 71,1% de las mujeres españolas en edad fértil utiliza actualmente algún método anticonceptivo. El preservativo (28,4%) continúa siendo el método más utilizado actualmente, seguido de la píldora (21,7% de las mujeres). Destaca que cada vez se usa más la píldora y menos el preservativo, tendencia que se ha incrementado en los dos últimos años. Si se añaden las usuarias de otras vías de administración de la anticoncepción hormonal combinada (anillo y parche), su uso alcanza el 25,6 % de las encuestadas.

La píldora anticonceptiva, el parche anticonceptivo y el anillo vaginal anticonceptivo presentan beneficios que pueden favorecer su elección frente a otras opciones: por ejemplo, no interfieren en las relaciones sexuales; pueden hacer que los períodos menstruales sean menos intensos, más breves y más regulares; ayudan a aliviar los dolores menstruales; reducen el riesgo de aparición de determinados tumores; pueden mejorar el acné, etcétera.

No son necesarios muchos procedimientos médicos, sin embar­go el asesoramiento profesional individualizado es indispensable para garantizar su salud. Una vez elegido el método debe de asegurarse que la mujer ha enten­dido bien todas las instrucciones para un correcto cumplimiento de terapia. No dudes en preguntar todo lo que necesites. Solicita información a tu profesional de referencia y vive tu sexualidad con libertad y sin preocupaciones.

"El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico”.

Dr. Manuel Marcos Fernández
Jefe de Ginecología y Obstetricia HM Hospitales
www.egom.es