Anillo Vaginal
¿Este es tu método ideal?
¡Dale a me gusta!
68

PREGUNTAS FRECUENTES

No, no se nota. Cuando llevas bien puesto el anillo en la vagina no notas nada. Ello se debe a que la parte superior de la vagina no tiene sensibilidad al tacto. Durante las relaciones sexuales algunas parejas notan el anillo, pero para la mayoría no tiene ninguna importancia.
No. El anillo no se cae espontáneamente, porque tanto la posición de la vagina como la musculatura que hay alrededor de la parte inferior de la vagina lo impiden. Si ocurre una expulsión accidental, el anillo se debe enjuagar con agua fría o tibia sin jabón, y volver a colocarlo inmediatamente. Si pasan más de 3 horas desde la expulsión accidental, consulta con tu especialista.
Sí. No hay ningún problema en este sentido. La vagina tiene un excelente sistema de defensa local (como el tracto gastrointestinal o el tracto respiratorio).
Sí, puedes. En los casos excepcionales donde coincida un sangrado vaginal mientras estás usando el anillo, no existe ningún problema en que uses conjuntamente el anillo y un tampón. Primero tienes que insertarte el anillo y posteriormente el tampón. Cuando te retires el tampón ten cuidado para no arrastrar el anillo. Si también se sale el anillo, lávalo con agua (sin jabón) y vuelve a colocarlo en su sitio.
Sí, puedes. El anillo es como un tampón; normalmente no se cae espontáneamente.
Sí. Las paredes de la vagina se tocan cuando no hay nada en su interior, quedando como una cavidad cerrada. Dado que la vagina es flexible, cuando se coloca el anillo (o un tampón higiénico) en su interior las paredes se adaptan alrededor del anillo, el resto sigue quedando cerrado. Por eso, el agua no entra en la vagina y, por lo tanto, nadar no tiene ningún efecto sobre la eficacia del anillo.
Sí, es posible, pero no se puede usar un anillo durante más de 3 semanas. Si quieres retrasar tu menstruación tienes que colocarte un nuevo anillo en cuanto retires el anterior, sin hacer la semana de descanso. Puedes usar el segundo anillo durante 3 semanas y quitártelo después, haciendo entonces la semana de descanso.
Sí. Al igual que otros métodos anticonceptivos hormonales, el anillo no protege contra el SIDA ni contra cualquier otra enfermedad de transmisión sexual. Por lo tanto, se debe usar un condón siempre que consideres necesaria la protección contra estas enfermedades.
Después de comprarlo en la farmacia, no hace falta conservarlo en la nevera, el anillo puede conservarse hasta 4 meses a temperatura no superior a 30 grados. No utilizar el anillo después de la fecha indicada en el envase, es decir, 4 meses después de la fecha de compra, y en todo caso, nunca después de la fecha impresa tras las siglas “Cad.”
Sí, pero estas molestias pueden ser menores (como p.ej. dolor de cabeza, tensión mamaria, migraña, o nauseas).
El cuello del útero comunica el útero con la vagina pero es un paso muy estrecho, menos de 1 mm y es imposible que pase el anillo.
Absolutamente nada. El anillo anticonceptivo mensual es un método totalmente reversible, lo que significa que cuando la mujer deja de utilizarlo recupera su fertilidad previa.
No es necesario usar un método de barrera adicional durante la semana de descanso siempre y cuando se utilice acorde a la información del folleto adjunto al fármaco, 3 semanas consecutivas colocado y 1 semana de descanso, y las indicaciones de su médico.
Si es la primera vez que usas un anticonceptivo hormonal, es posible insertar el anillo entre el primero y el quito día de la menstruación, éste no es eficaz como anticonceptivo hasta 7 días después de usarlo. Por consiguiente, durante estos 7 días es necesario utilizar adicionalmente un método anticonceptivo de barrera, como el preservativo, si se mantienen relaciones sexuales. Si ya estabas usando un anticonceptivo hormonal combinado, como el parche o la píldora combinada, el anillo es eficaz desde su primer día de uso.
Durante el uso del primer anillo, especialmente si anteriormente no se utilizaba ningún método anticonceptivo hormonal, el sangrado menstrual puede variar un poco. Existe un grupo pequeño de mujeres en las que el sangrado desaparece en un breve periodo de tiempo después de ponerse el anillo, otro grupo presentan un sangrado más prologado de lo habitual y la gran mayoría no presentan grandes cambios iniciales. En cualquier caso, la eficacia no está comprometida y debe seguirse con la pauta habitual de tres semanas de uso y una de descanso. Con el tiempo de uso del anillo verás que el sangrado aparece durante la semana de descanso y el volumen y duración del mismo disminuyen, ofreciendo un mejor patrón de sangrado.

¿Tienes alguna pregunta más?

Pincha aquí y un ginecólogo miembro de la SEGO responderá a tu pregunta