Elección adolescente:
la importancia de la entrevista con el especialista

La entrevista es la primera y probablemente la más importante parte del acto médico. En el caso de la consulta sobre anticoncepción con población adolescente este acto cobra mayor relevancia por las características especiales de este grupo de edad y porque del desarrollo de esta primera entrevista dependerá la posibilidad del médico de orientar, diagnosticar, asesorar y educar correctamente al paciente.

Según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la consulta de anticoncepción en los jóvenes se basa en la elección libre del método, la información adaptada y la escucha activa. Esta última requiere dedicar un tiempo a comprender sus necesidades, temores e inquietudes, aceptando ideas discordantes con la forma lógica de pensar y de expresarse.

De todas formas, se debe aprovechar la consulta para relacionar los métodos con el riesgo de contraer Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), embarazos no deseados, drogas y comportamientos sexuales.

Por otro lado, muchos estudios muestran un elevado grado de incumplimiento de los métodos anticonceptivos por parte de los jóvenes. En gran medida se debe a una elección del método “dirigida” por los profesionales o educadores, en base a unos intereses sociales, como la prevención de enfermedades de transmisión sexual, que muchas veces no coinciden con los del joven.

La edad no es razón suficiente para descartar ningún método anticonceptivo, pero los aspectos socioconductuales de los adolescentes deben ser considerados a la hora de recomendar uno, siendo muy importante valorar su aceptabilidad y motivación, para asegurar un adecuado cumplimiento.

Los métodos naturales son baratos e inocuos, pero requieren un elevado grado de motivación, resultando poco recomendables en adolescentes. Los de barrera ofrecen protección también frente a ETS, por lo que están especialmente indicados en la adolescencia, bien solos o en doble protección.

Los anticonceptivos orales se consideran actualmente seguros en la adolescencia. Tampoco existen problemas para el uso en adolescentes de anticoncepción combinada inyectable, parches transdérmicos o anillos vaginales, de fácil uso y buen grado de cumplimiento.

El seguimiento del método anticonceptivo en una adolescente ha de ser más frecuente que en una mujer adulta. Se deben individualizar las visitas en función del método y las características personales y siempre se les debe aconsejar que consulten a su médico en cualquier momento para valorar efectos secundarios o si desean cambiar de método.

“El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico”.

Dra. Patricia Calvo
Ginecóloga, Responsable de la Unidad de la Adolescencia
www.egom.es